This site uses cookies to provide a better experience. Continuing navigation accept the use of cookies by us OK

Conmemoración del 64° aniversario de Marcinelle (8 agosto) - Mensaje del Ministro Di Maio

Date:

08/08/2020


Conmemoración del 64° aniversario de Marcinelle (8 agosto) - Mensaje del Ministro Di Maio

Queridos connacionales,

En ocasión del 64º aniversario de la tragedia de Marcinelle, en Bélgica, deseo recordar a los 262 mineros que el 8 de agosto de 1956 perdieron la vida en Bois du Cazier: entre ellos 136 eran italianos. Desde el 2001 Italia conmemora con el “Día del Sacrificio del trabajo italiano en el Mundo” a todos los trabajadores italianos que perdieron la vida mientras desarrollaban su profesión.

Este año, a causa de la pandemia del COVID- 19, recordamos la tragedia de Marcinelle en una condición de distancia física, pero con gran cercanía y solidaridad.

La actual emergencia sanitaria también ha visto el sacrificio de quienes, en Italia y en el exterior, han perdido la vida mientras se dedicaban a su trabajo, como también a la actividad de voluntariado y de ayuda. Pienso en médicos, enfermeros, en el personal sanitario y en todos los que han trabajado durante meses sin descanso, pagando con el precio de la propia vida la ayuda brindada a los demás y a toda nuestra sociedad.

En 1956, el sacrificio del Bois du Cazier llevó a los Gobiernos de los Países participantes a la naciente integración europea a poner la seguridad y la salud de los trabajadores en el centro de los proyectos que luego habrían constituido las bases de la casa común europea.

La promoción de un trabajo justo, tutelado y sostenible debe ser también hoy el centro de nuestra respuesta a las graves consecuencias económicas y sociales de la crisis sanitaria. Italia – miembro fundador de la UE y de la Organización Internacional del Trabajo – continuará a llevar adelante esta instancia también en ámbito europeo e internacional.

Sólo las sociedades que garantizan el derecho al trabajo y la seguridad del rédito pueden progresar. Para que haya verdadero progreso, el trabajo y los trabajadores deben recibir las tutelas justas. Y esto vale también para todos los connacionales que durante nuestra historia han dejado Italia para emigrar al extranjero en búsqueda de realizaciones. Sus derechos y su tutela adquieren aún más valor, en consideración de las tantas dificultades que han debido afrontar.

La emigración italiana en el mundo siempre demostró el talento, la dedicación y la profesionalidad de nuestros connacionales.

A los familiares de las víctimas de Marcinelle, a los familiares de todas las víctimas italianas caídas en el trabajo, de aquellos que han perdido la vida en el ejercicio de su profesión durante la pandemia, a los familiares de los que hicieron honor a la imagen de Italia en el mundo con su sacrificio, va hoy mi recuerdo y mi gratitud.


644